sábado, 29 de octubre de 2011

Explicación simple de la contrariedad.


La ambivalencia es la condición que se presta a dos interpretaciones contrarias, también llamada un desequilibrio de dos emociones juntas en un mismo estado de ánimo.
Para ejemplificar esa palabra, la cual, carece de mi amabilidad vayamos a la palabra veneno.
¿Por qué veneno? El veneno es cualquier sustancia dañina, ya sea sólida, líquida o gaseosa, que puede producir una enfermedad, lesión, o que altera las funciones del sistema digestivo y reproductor cuando entra en contacto con un ser vivo, incluso provocando la muerte. Los venenos son sustancias que desencadenan o inhiben una reacción química.
Partiendo de la contrariedad (principio filosófico) para nosotros sería todo lo contrario.
Causante de nuestro ser, inicio de nuestra reproducción, productor de vida. No altera el sistema al estar en contacto con otro ser vivo, o mejor dicho, si lo altera, elevándolo al placer.
Punto de coincidencia: desencadena una reacción química, sería como un juego entre tensión y relajación producto de la descarga de veneno.

Como dice la canción…”no hay cura ni remedio que te haga ver mejor...”

Más allá de un juego de palabras, veneno nació hace unos meses (ya un año) por la vulgaridad amistosa y el humor compartido. 

Sí, veneno not dead.

No hay comentarios:

Publicar un comentario