sábado, 28 de abril de 2012

Página 25, correlativa.


Fue en abril cuando salió el sol, contradiciéndose con la temperatura universal.
Cuando disfrute la magia de los cuerpos unidos por la brisa mojada.
Cuando me anime a preguntar reconociendo en la respuesta la sencillez que nunca imagine.
Las preguntas deberían ser un tipo de idioma por el solo de hecho de la variedad de las respuestas.
-          ¡Interesante conversación!
-          ¿Qué?
La misma tela eterna de años colocada frente a la visión fue la que cayó en un suspiro azul al piso, la miré, detenida en el tiempo, congelada en la imagen, distante de la situación, angustiada por completo, contenta por asociaciones. Podría pisarla con fuerza, como la presión que se ejerce al apagar un cigarrillo. Preferí pisarla si, pero caminándola, recorriendo cada espacio con otra nueva pregunta sabiendo el fin.
Luego de unos minutos, cerré la puerta. Demasiado por hoy dijo la avalancha de lágrimas.
Supe la fundamentación de los pasos y advertí el andar próximo en la ambivalencia definida.
Abril dijimos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario